Tarta de fresas

Un nuevo descubrimiento de tarta. La hice para el día de la madre y para felicitar el cumple de una amiga
Una tarta fresquita y muy rica.




Ingredientes

Pasta brisa (masa quebrada)
250g Harina
205g mantequilla fría
30g azúcar (opcional)
55g agua muy fría
3g sal

Crema pastelera
4 Huevos (sólo yemas)
40g Maicena
125g Azúcar
1 vaina de vainilla
1/2l de leche

Mermelada de fresas
1 bandeja pequeña de fresas
1 lámina de gelatina neutra
colorante alimenticio rojo
1cdita azúcar glass

Procedimiento

Pasta brisa
Hacemos un volcán con todos los ingredientes secos, añadimos la mantequilla cortada en cubitos y unimos todo, si tenéis amasadora, genial (sólo que lo tenéis que hacer a velocidad lenta) y si no (que es mi caso) con las manos, como se hacía antiguamente.

No se trata de amasar como se haría para una empanada o roscón, se trata de mezclar los ingredientes para que nos quede una masa quebradiza.
Cuando tengamos casi la masa lista, añadimos el agua y mezclamos hasta que la masa absorba el agua. Una vez conseguimos una bola, la chafamos hasta conseguir un disco grueso y compacto (unos 2cm), lo envolvemos con papel film y a la nevera durante una hora.
Pasado ese tiempo, enharinamos la superficie donde estiraremos la masa en forma de disco con la ayuda de un rodillo. La estiraremos del grosor que nos interese (entre 2/3 milímetros).
Colocamos la masa en el molde (no hay que enharinarlo, ya que se desmolda fácilmente) dejando que la masa haga un reborde en el molde. Lo volvemos a llevar a la nevera durante otra hora.
Luego estará lista para hornear, tanto de arriba como de abajo, a una temperatura de 200ºC durante unos 25minutos (tiene que estar dorados los bordes). Para controlar que no se hinche la masa, colocamos en el interior de la masa (como si fuera un relleno) un trozo de papel de plata con garbanzos (o cualquier otra legumbre). Una vez dorado, retiramos el papel de plata con los garbanzos, pinchamos con un tenedor la base y volvemos a hornear a la misma temperatura durante unos 7 minutos.
Lo retiramos del horno, y antes de desmoldarlo, con la ayuda de un cuchillo de sierra y teniendo como guía el borde del molde, cortaremos la masa sobrante obteniendo un corte perfecto. Desmoldamos y dejamos enfriar para rellenar.
Aquí os dejo un vídeo explicativo del procedimiento sacado de la web Gastronomia&cia que lo explica estupendamente.

Crema pastelera
Entre una de esas horas de espera mientras enfría la masa, podemos dedicarnos a hacer la crema.
En un cazo ponemos la leche y la vaina de vainilla partida por la mitad y sin las semillas. Dejamos que hierva y retiramos del fuego.
Por otro lado, separamos las yemas de las claras (os pasaré una receta para aprovecharlas). Las montamos con el azúcar hasta conseguir que blanqueen y luego incorporamos la maicena y volvemos a mezclar bien.
Retiramos las vainas de vainilla y la posible telilla que se haya formado en la leche al enfriarse. Incorporamos la leche poco a poco al recipiente donde estén las yemas sin dejar de remover (mejor con unas varillas que con una cuchara, se mezclan mejor los ingredientes).
Una vez todo está bien unida, lo volvemos a poner a fuego lento, y sin dejar de remover hasta que espese. (a base de hacerlo varias veces sabes en que punto tienes que retirarlo del fuego para que te quede la consistencia correcta)
Retiramos del fuego, y tapamos con papel film tocando la crema para que no se endurezca la parte superior y dejamos enfriar.

Cómo hacer el montaje
Lavamos las fresas y las cortamos en 4 láminas.
Ponemos a humedecer la gelatina en agua fría.
Ponemos la pasta brisa horneada en el plato o bandeja que queremos presentar, le añadimos la crema pastelera (que puede estar tibia) y con la ayuda de una espátula la extendemos.
Ponemos una fina capa de mermelada por encima de la crema y la volvemos a extender.
Secamos las fresas en el caso que estén algo húmedas y las vamos colocando con gracia.
Para terminar, en una cazuelita ponemos la gelatina con una cucharadita de agua y un poco de colorante al fuego para derretirla. Cuando esté líquida añadimos el azucar glass y mezclamos para que se disuelva.
Removemos para que pierda un poco de temperatura y con un pincel pintamos las láminas de fresas. Con esto conseguimos que las fresas no se nos oxiden de un día para otro y a su vez tiene ese brillo como de pastelería.

Y estaba rico rico.. tanto que no me dio ni tiempo de hacer foto al corte!
Besotes

4 comentarios:

  1. Estimada Laura,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Natalia,
      Muchas gracias por explicarme vuestro proyecto. Estaría encantada de que me contaras más detalles al respecto. Muchas gracias por visitarme

      Eliminar
  2. Tiene una pinta de escándalo Munnnnnnn que ganas me dan de probar un trozo.
    Que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola alcahofina!!! La verdad que no tiene desperdicio, en una semana la hice dos veces, ejejejjejeje...
      Un besote <3

      Eliminar

Si os ha gustado o bien queréis comentar algo sobre alguna receta, no lo dudéis y dejar vuestros comentarios!!
Un besote :))

Blogging tips